Consejos útiles para diseñar tu guardarropas

Diseñar un guardarropa pensado especialmente nos ayudará a tener todo bien ordenado y así nuestro día a día será más fácil. Luego de algunos años, puede hacerme mi guardarropas y hoy cuento mi experiencia y les paso algunos consejos para tener en cuenta a la hora de diseñar el suyo.

El primer paso es definir cuánta ropa vamos a tener en ese lugar. No es lo mismo pensar un armario para las dos temporadas juntas, que uno donde solo usemos, por ejemplo, la temporada de verano y luego hacemos el recambio. Para esto debemos saber, si contamos con otro espacio en la casa para guardar la ropa fuera de temporada. En caso de que usemos un mismo armario para ambos tipos de prendas, seria ideal contar con “bauleras” en la parte superior para guardar allí la temporada en desuso.

También hay que decidir si vamos o no a compartir ese espacio con alguien más. En el caso de que sea con nuestra pareja debemos pensar que espacio está destinado a cada uno.

Sugiero realizar una revisión de la ropa que tenemos. Ya sea por nuestro estilo de vida, o cuestiones laborales, no todas las personas tenemos los mismos tipos de prendas, por eso es clave saber cuánto tenemos de cada cosa, para calcular qué espacio le damos a las prendas para colgar y cual a aquellas que pueden ir dobladas o en cajones.


También es importante saber las medidas aproximadas de las prendas.
El largo de una camisa masculina, no es el mismo que el de una femenina, al igual que el ancho de las remeras o de los sweaters. Esto nos ayudará a diseñar las alturas de los barrales y los espacios destinados a prendas dobladas, sabiendo que puede entrar una prenda o dos contiguas. Muchas veces vemos armarios o guardarropas que son muy profundos y entra una sola prenda por box o cubículo, entonces hacemos 2 hileras de ropa. En estos casos muchas veces terminamos sin usar la ropa que no está a la vista, por el solo hecho de que no está a nuestro alcance. Mi recomendación es ganar espacio en forma horizontal (dos filas de prendas contiguas) y no en profundidad.

Por lo general se destinan los cajones para lo que es ropa interior. Mi consejo es que los cajones tengan buenas dimensiones para que se la pueda ordenar y visualizar correctamente. Esto ayudara a encontrarlas mas fácilmente y a que se conserven mejor.

Pensar que espacio le vamos a destinar al calzado y las carteras.
Zapatos: que queden todos a la vista, sino pasa al igual que con las prendas, que si no se los ve, no se usa. Este espacio suele ubicarse cerca del piso, porque se supone que es lo último que uno se pone, o lo primero que se saca. Si no contamos con estantes, tratar de mantenerlos en sus cajas originales rotuladas con el tipo de zapato que es, para lograr que se conserven y no se arruinen.
Carteras: pueden ir colgadas en los barrales o apoyadas en el espacio por debajo de las prendas colgadas. Idealmente deben tener algún tipo de relleno (puede ser papel de diario) para que conserven la forma y no se doblen.

Antes de terminar, está bueno destinar una parte del armario a aquellas prendas que son mas largas de lo normal, por ejemplo sacos de paño, camisolas o vestidos largos. No debe ser un espacio muy amplio, con que entren 5 prendas, será suficiente y lo mejor es que la ropa no se doble en en la parte inferior.

Por último, en cuanto a los materiales con lo que se realizan los armarios, es ideal que sea un material liso. Esto nos permitirá poder limpiarlo con facilidad y ayudará al orden de nuestro guardarropas.

Como verás, para poder aprovechar estos consejos vas a necesitar tiempo y paciencia para pensarlo y definir las medidas de cada compartimento y luego contratar una empresa que lo ejecute siguiendo las medidas que definiste. En mi caso trabajé con Balunek Salta y fue un placer, trabajamos en equipo muy bien y logré tener lo que quería. Ojo: mantener tu armario ordenado es un proceso continuo que se convertirá en habito, cuando veas la simpleza que te genera en el día a día. Una vez que logres este hábito, te sentirás orgulloso, porque es un gran cambio.