Las Condes, creadoras de experiencias

Lucía Atenor y Andrea Topelberg me citan en su galpón. Tan solo cruzar la puerta, me sorprendo: mis ojos no pueden creer lo que están viendo. Livings, arañas, letras corpóreas, plantas ornamentales increíblemente reales, un salón lleno de velas, fanales, candelabros y miles de chucherías para recrear cientos de espacios únicos. Estaba conociendo el Disneyland de las que amamos decorar.

Lucía es odontóloga y Andrea diseñadora gráfica. Se conocieron hace 15 años, pero decidieron comenzar con este emprendimiento hace 6, cuando detectaron en el mercado la necesidad de mobiliario de calidad para alquilar y ambientar eventos.

La planificación y el diseño se realiza siempre en conjunto, y luego organizan la logística y distribuyen tareas al equipo completo. “Somos muy detallistas y buscamos la excelencia”, explica Lucía. “Por eso, para que todo salga perfecto, es fundamental esa previa. Después acompañan, desde ya, la calidad de nuestro mobiliario, de los objetos y las flores que utilizamos”.

Según esta dupla, el mayor desafío en cada evento está en lograr una innovación y originalidad que a su vez refleje el espíritu de la cita. Desde organizar un casamiento en medio del cerro, donde el protagonista es sin duda el paisaje, hasta montar un cumpleaños de 15 temático, en el que se pone a prueba la imaginación y la ejecución.

Y a la hora de hablar de tendencias, Las Condes aseguran que la luz y la tecnología ganan cada vez más terreno, y que la onda verde también pisa fuerte en forma de jardines verticales y centros de mesa voluminosos. Aunque, desde ya, “lo clásico y tradicional no deja de tener su lugar”, nos aclara Andrea.

Lo que más valoran los clientes es la seriedad y el profesionalismo con que encaran y ejecutan sus proyectos. “Dejamos todo en cada evento, cumplimos nuestra promesa”, continúa Andrea. “Somos parte de un sueño, cada cliente quiere de su fiesta lo mejor. Hay mucho afecto en lo que hacemos y nos encanta”.

Más info: Las Condes

Texto: MARU CERVIO