Un tête a tête con Dolores Lávaque

Hace unos días acompañamos a Dolores Lavaque, una de las mujeres que más hizo por la creación y la promoción de la ruta del vino salteño, en la presentación de su segundo libro: “En la cima, Salta y sus vinos”. Serena, de mirada clara y siempre con una sonrisa dibujada en el rostro, nos fue contando cómo desde chica soñó con trabajar en esta industria y para esta región. Y si bien hoy asesora a bodegas de todo el país, su corazón está en Salta, en el Valle, donde se siente protegida, custodiada por las montañas, por sus cardones, por su sol intenso y sus cielos estrellados.

Dolores, sos la quinta generación de tu familia dedicada a la vitivinicultura, ¿verdad?
Sí, me crié dentro de las barricas, ¡tengo fotos con mis hermanos saliendo de las barricas! Mi abuelo y mi padre tuvieron bodegas. Siempre me gustó el tema, compartirlo con amigos. Sin dudas, quería trabajar en el mundo del vino.

¿Cómo nace este nuevo libro?
“En la cima” son varios viajes por los Valles, Calchaquíes donde recorremos y reconstruimos distintas historias desde el pasado, el presente y el futuro de los vinos salteños. Cómo nació el vino en el Valle, cómo fue evolucionando y cómo se espera su desarrollo.

El libro es todo de producción propia, es un emprendimiento personal, y el sello se llama “Pisaúvas” porque cuando era chica y le preguntábamos a papá de qué trabajaba nos decía “Pisando uvas”. Un poco este emprendimiento que tengo con mi cuñado lleva su nombre en honor a él.

¿Y el nombre del libro?
El título es un juego de palabras. Por un lado, siento que ya hace unos 15 / 20 años que el vino salteño está en su esplendor, en la cima de su consumo, de su percepción, de su calidad. Una calidad muy valorada a nivel nacional e internacional. Por el otro, obviamente por la altura, porque son los viñedos de producción vitivinícola más altos del país.

Contanos un poco sobre tu formación.
Me instruí para trabajar en negocios, estudié Comercio Exterior, y después hice un Wine MBA en Francia, una maestría especializada para negocios vitivinícolas: todo lo que aprendí en la calle lo formalicé en esa maestría.

Hace 18 años que asesoro a bodegas desde mi consultora STG, y si contamos el tiempo que trabajé con mi padre en la bodega, son 26 años que llevo en la industria del vino.

Desde tu consultora hacen importantes estudios de mercado, ¿cómo percibe el consumidor el vino salteño?
El consumidor medio tiene muy buena referencia del vino salteño: si uno pregunta de dónde proviene el vino de alta gama, Salta está dentro de las 2 ó 3 principales regiones de procedencia.

Cuando empezamos había mucho, mucho por hacer. Hoy, uno recorre los Valles Calchaquíes y es increíble ver hecho realidad todo eso. Después de Cuyo (Mendoza), Cafayate es la siguiente región de vinos de calidad. Por eso también me animo a hacer todo un libro, con 311 páginas, sobre el vino salteño -nos cuenta entre risas-.

¿El torrontés sigue siendo “la” cepa de los Valles Calchaquíes? ¿Tiene futuro?
Cuando uno piensa en el vino salteño hoy, ya hay otras cepas que se posicionaron. Cepas tintas que resultan interesantes, como el tannat y el cabernet sauvignon.

En el mundo, el torrontés cuesta porque es diferente a todo. Y lo que es nuevo implica mucho trabajo de promoción, difusión y penetración. Todavía hay que darlo a conocer. Es una variedad que gusta o disgusta, o lo amás o lo odiás. No hay punto medio. Pero a la vez es la cepa nacional blanca y por eso se va a jugar la partida para darlo a conocer internacionalmente. ¡Es una apuesta para todos!

¿Qué necesita Salta para seguir creciendo en este rubro?
Me animo a decir que Salta es la región que menos temas pendientes tiene en relación a sus vinos y al enoturismo, por ende, es la región que tiene el mayor de los desafíos: mantenerse en la cima.

¿Qué lugar ocupa la mujer norteña en el mundo del vino?
El Norte Argentino no solo tiene hoy mujeres enólogas que están empezando a involucrarse y a pisar fuerte, históricamente ha tenido varias mujeres protagonistas. Sin ir más lejos, Michel Torino Bodega La Rosa fue siempre precedida por mujeres. El mundo del vino no es, en absoluto, un espacio cerrado para las mujeres.

Formato coffee table (30 x 22 cm), textos en español y en inglés y una producción fotográfica increíble de Federico García. “En la cima” es una opción super piola para hacer un regalo, en estas fiestas o en cualquier momento. Podés pedir tu ejemplar por mail, escribiendo a hola@pisauvas.com.ar, o darte una vuelta por las principales librerías y bodegas de Salta para chusmearlo en persona y enamorarte de su calidad.

En Salta podés encontrarlo en Doce Letras y en la Librería La Rayuela.

MÁS INFO
www.pisauvas.com.ar
Instagram