Zencial: aceites esenciales de los Valles Calchaquíes

En diciembre estuve en Cafayate visitando las plantaciones de lavanda, romero, nogales, almendros y rosas de Zencial. Lo que le faltaba a los Valles Calchaquíes para ser perfectos. Pedro y Mary dos amantes de las plantas se embarcaron con este proyecto hace unos años y hoy después de mucho esfuerzo salieron a la venta sus primeros frascos de aceites esenciales de lavanda y romero.

Los inicios
“La producción de flores y perfumes siempre fue una pasión. Se presentó la oportunidad en San Carlos por los paisajes, la intensidad de la luz, el sol”, me explica Mary, agrónoma inglesa afincada en Salta desde hace más de 30 años. Hoy comparte esta pasión con Pedro, su esposo, chileno y abogado que de a poco se fue enamorando de las plantas también.

Todo comenzó hace unos años en un viaje a La Provence, Francia con un grupo de botánicos, donde vieron que las las características del suelo y del clima se asemejaba con los Valles calchaquíes.
“En el año 2012, se nos presentó la oportunidad de comprar un campo de 85 hectáreas en Cafayate y nos lanzamos a la aventura de sembrar lavandas. Trajimos semillas desde Francia, pero no germinaron bien, así que buscamos plantas de Sierra de la Ventana. Estas prendieron excepcionalmente. Cuando vinieron quienes nos las vendieron a ver como estaban se sorprendieron del azul intenso de las flores”, cuenta Pedro.

En el año 2014 hicieron los primeros aceites esenciales y enviaron muestras a un laboratorio en Inglaterra. Los resultados arrojaron una calidad excelente, equivalente a un muy buen aceite esencial de Provence. Así que compraron más plantines y extendieron la superficie a casi 4 hectáreas de lavanda, y 1 ½ hectárea de romero.

Los productos

A finales del año 2017, recién lograron un volumen que les permitió comenzar a vender sus productos.
Hoy venden:
– aceite esencial de lavanda
– aceite esencial de romero
– agua de lavanda y de romero
– popurrí con flores de lavanda, rosas damascenas y romero
– crema neutra con aceite de lavanda y romero


La producción es chica, todo es muy artesanal, se hace de manera manual completamente y son productos 100% naturales.

Además en el campo hay: rosas damascenas, que hoy se utilizan para los popurrí, nogales y almendros que también se destinarán para hacer aceite y otros productos.
“El fruto del campo lo procesamos, lo elaboramos, le agregamos valor. El resultado es un producto sofisticado, selectivo, artesanal y saludable, de muy buena calidad, para un mercado que valora estas cualidades”, aclara Mary.

“El mayor desafío de Zencial es tener una producción estable, un mercado con demanda continua y poder abastecer a este mercado”, explica Pedro.

“Zencial es la concreción de un sueño y de una pasión. Una empresa familiar que busca cultivar el campo de manera sustentable y en armonía con el entorno y elaborar productos que generen placer para quienes los consuman”, concluye Mary.

Más info:
web
Instagram
Facebook