Viajar con Sentido

Como producto de un capricho, visitar Sentido es una verdadera experiencia tridimensional. De la diversidad de propuestas, que no obedece a ninguna tendencia ni se encasilla en ningún color, nace una armonía que enamora. En el aire se respiran viajes, diversión y un poco de verano. Y es que en ellos se inspiran sus dueños para elegir cada objeto que viste el local y para crear su propia marca de ropa, Anushka Elliot.

Sentido nació hace poco más de 10 años en José Ignacio, Uruguay, y en septiembre de 2017 abrió las puertas del local de Buenos Aires, en un emblemático y singular edificio como es La Colorada, que se identifica a la perfección con la personalidad de la marca.

Texturas, estilos varios y frescos, piezas únicas, deco bien atemporal… ¡mucho para ver! Un must que no podés dejar de conocer. Con entusiasmo, Natasha nos cuenta la historia de uno de los locales más exclusivos de José Ignacio y de BA.

¿Cómo convirtieron la idea de compartir pedacitos de sus viajes en un negocio?
Buscando un lugar que se asemejara a la belleza natural de Venezuela, donde vivimos 30 años, mis padres Sol y Chicho encontraron José Ignacio. Allí, comenzamos a pasar varios veranos.
Les fascinaba recorrer el mundo y descubrieron que viajar para comprar cosas lindas era una gran idea. Y así crearon en la Playa Brava, sobre la arena, un lugar donde pudieron darle otro sentido a sus viajes.

¿Toda la familia se involucra en el negocio?
Sol y Chicho están abocados 100% a Sentido José Ignacio, y tres de las cuatro hermanas nos ocupamos de Sentido Buenos Aires: Anushka desarrolla la línea de moda, Sol está encargada de la organización y los números, y yo de la línea de decoración.
Es un placer, cada uno tiene habilidades diferentes y la verdad es que nos complementamos súper bien.

¿Cuál fue el mayor desafío que tuvieron que enfrentar?
Sin duda, uno grande fue pasar de ser “un hobby de nuestros padres” a crecer y convertirnos en un verdadero negocio. Cada vez más empleados, cada vez más proveedores, involucrando de a poco a sus hijas.
Pero el mayor desafío está siempre en poder combinar la vida personal con la vida laboral. Nos pusimos algunas reglas -risas-, por ejemplo, cuando viajamos juntos y no es por trabajo está prohibido hablar de Sentido… Y así pequeñas estrategias para preservar las relaciones familiares, porque es difícil y la que más lo sufre es la única hermana que no está en Sentido. ¡Nos tiene una paciencia infinita!

¿Suelen viajar juntos?
Sí, es una cosa que nos fascina como familia. A veces nuestros padres viajan solos y luego comparten sus hallazgos con el local de Buenos Aires. También nos dividimos para visitar los diferentes proveedores que tenemos en las distintas partes del mundo.

¿Cómo eligen los destinos? ¿Hacen un scouting antes de partir, o dejan que cada lugar los sorprenda?
Los viajes son seleccionados de acuerdo a los intereses personales. Y si bien es cierto que hacemos un poco de investigación previa, muchos de los hallazgos se van descubriendo a medida que recorremos el lugar y conocemos a sus artesanos. Hemos ido, en más de una ocasión, al mismo destino para descubrir lo que después termina siendo un producto divino en el local.

Anushka Elliot es un capítulo aparte en la historia de Sentido, ¿cómo surge y se ensambla con la propuesta deco?
Anushka comenzó en 2014 con su marca, y se fue estableciendo rápidamente con colecciones que no responden a las tendencias de la moda. Mezcla de texturas y colores, vestidos desde fiesta hasta playeros, todo tiene un sello único que refleja mucho su personalidad.
Abrió su primer local dentro de Sentido José Ignacio, con una partecita separada para ella, y poco a poco se fue mezclando la indumentaria con la decoración. Hoy muchos de los proyectos los hacemos en conjunto, compartiendo telas, galones, estilos, inspiraciones… Hoy Sentido y Anushka van de la mano, como si la marca de ropa de Sentido se llamara Anushka Elliot.

No hace mucho Anushka hizo una cápsula con Chufi, ¿qué fue lo más rico de esta experiencia?
Las colecciones cápsula son siempre una gran experiencia porque te sumás a la impronta de alguien y podés explotar tu propia creatividad, y eso genera muy buenos resultados. Pero lo que más le gustó a Anushka fue exhibir prendas suyas en las vidrieras más importantes del mundo.

¿Cómo los recibió el público de Buenos Aires?
No sabíamos cómo iba a funcionar, pero el público nos recibió increíblemente bien. Arrancamos con un local chiquito en la planta baja, en junio inauguramos el segundo piso donde funciona el atelier de novias de Anushka Elliot, y en julio abrimos las puertas del primer piso dedicado a la colección de muebles.
La gente está fascinada porque antes tenía que traer cosas en el baúl del auto desde José Ignacio y ahora lo tiene a mano. Y si bien muchos productos los compartimos, ambas tiendas siempre van a tener propuestas diferentes y detalles únicos. Es un complemento muy bueno.

¿Qué novedades tiene Sentido para el corto plazo?
Todavía no estamos 100% establecidos con nuestro proyecto en Buenos Aires. Ahora, como tenemos un poco más de lugar, está dentro de nuestros planes dar talleres, charlas… Nos entusiasma enormemente seguir creciendo, aunque siempre es un desafío y son tiempos difíciles para nuestro país. Pero elegimos apostar y tenemos fe en que las cosas van a salir súper bien.

NATASHA. EN PRIMERA PERSONA
¿Cuál fue tu destino más extravagante?
Aún me falta mucho por conocer, porque todavía tengo hijos chicos. Oriente me parece un mundo fascinante: los avances que veo en China, cómo han evolucionado como sociedad… También me tocó vivir en Dubái varios años, durante temporadas de tres meses ¡y de allí salieron cosas increíbles que trajimos para Sentido!.

¿A dónde volverías?
Mi corazón siempre va a estar en Londres. Es una ciudad a la que volvería infinitas veces.

¿Hay algún objeto que trajiste para vender y del que después no te pudiste desprender?
Generalmente son obras de arte. Porque cuando las elijo lo hago con un ojo muy personal, lo que yo pondría en mi casa. El arte es mi debilidad.
Ahora estoy en un proyecto nuevo, haciendo unos backgammon intervenidos por un artista, y con uno de esos me voy a tener que quedar sí o sí.

Desde tu experiencia, ¿qué no puede faltar en un emprendimiento para tener éxito?
Lo más importante es ser fiel a uno mismo. Que tu ojo afilado, tu impronta, tu inspiración se vean reflejados en lo que querés transmitir a la persona cuando entra al local. El objetivo es mucho más que ofrecer un lindo producto, es generar experiencias que llenen la vida de la gente… y a nosotros es lo que más nos gusta hacer.

Cabello 3791, PB A, Buenos Aires, Argentina
Tel. (5411) 4093 6766
Horarios: Lunes a viernes de 11 a 19 hs.
Sábados de 11 a 17 hs.
Instagram

Texto: MARU CERVIO

Rating: 5