LA COMÚE: UNA REVOLUCIÓN SOBRE DOS RUEDAS

Agustina Gauffín y Francisco Blanco son los orgullosos propietarios de “La Comué”, un local de venta de bicicletas urbanas ubicado en la calle Santiago del Estero 778.

“El negocio surgió por la pasión de Francisco que es un restaurador nato. Siempre le gustó arreglar bicicletas y restaurarlas. La decisión de emprender esta aventura de un negocio propio fue difícil porque cuesta crear algo y no saber cómo te va a ir. Pero nos emprendimos en esta propuesta y la respuesta ha sido excelente”.

“La Comué” invita a adentrarse a un mundo retro y eco-friendly en donde lo antiguo se combina con lo moderno para crear productos únicos, estéticos y funcionales.

“En “La Comué” restauramos bicicletas, vendemos productos originales e indispensables para la movilización en este vehículo, junto con el alquiler de bicicletas eléctricas y recorridos turísticos”.

Un nombre poco común

“Dimos vueltas con un montón de nombres pero nos decidimos por “La Comué”. Es un regionalismo muy nuestro que se refiere a algo que no se sabe cómo nombrarlo. Quisimos que fuese algo muy regional”.

Agustina define que la propuesta de este almacén es el de potenciar el uso de las bicicletas urbanas en la vida cotidiana. “Se trata de una movida que está en boga. En Buenos Aires hay “boutique” de bicicletas que incentivan la implementación de este vehículo como una propuesta canchera y productiva”.

“Hay que tener en cuenta que andar en bicicleta no es sólo para realizar deporte sino que también que es un medio de transporte. Es lograr la independencia dentro de la ciudad” resume a su vez Francisco.

“La gente que entra al local siempre nos cuenta historias que son excepcionales: las historias de sus bicicletas. Es por esto que pintar y recuperar su medio de movilidad nos parece vital. Tomamos conciencia que restaurar es recuperar historias que merecen seguir circulando por la ciudad” comenta Agustina.

Recorriendo Salta sobre ruedas

“La Comué” también ofrece un armado de circuitos para recorrer en bicicleta nuestra provincia de Salta. Por medio de un código QR que distribuyen de forma gratuita en el local, ofrecen distintos recorrido para circular por la ciudad. Sólo se debe leer con el celular el código y automáticamente aparece el mapa de la ciudad con propuestas de circuitos nocturnos, naturales y artesanales que guían a los interesados en conocer Salta por distintos lugares y su fácil acceso en bicicleta.

Esta iniciativa propone un recorrido turístico novedoso que combina el placer del paseo vivido sobre dos ruedas. “Esto recién abre y vemos que ha habido una gran recepción ante esta propuesta de un cambio de paradigma cultural” explica Agustina.

Anda la Bici

“La Comúe” forma parte a su vez del grupo “Anda la Bici”, una movida que continua el trabajo de “Masa Crítica” para promover el bienestar de aquellos que apuestan por el uso de la bicicleta.

“Junto con Ignacio Mendieta nos propusimos hacer movidas culturales promoviendo el uso de la bicicleta. Gracias a ello, hemos logrando que la bici vuelva a estar dentro de la agenda política. Se están haciendo obras para seguir promoviendo el uso sustentable y seguro de la bicicleta en nuestra provincia”.

Sobre las bicicletas

La “bici”, como se le dice popularmente, fue creada por un barón alemán llamado Kart Drais en 1785. Aunque en el antiguo Egipto ya había algunas rudimentarias, pero muy lejanas a la que se conocen hoy.

Los modelos actuales son diversos y variados adecuándose al estilo y los requerimientos de cada comprador. En “La Comué” la propuesta es la de recuperar lo antiguo y promover el uso continuo de los vehículos en la ciudad. “Cada uno puede encargar el modelo, el color y los detalles que quiera y así se genera un vínculo de pertenencia ante este rodado que se convierte en algo muy personal”, definen los chicos de este rincón de creaciones.

Ahora, la apuesta es la de seguir promoviendo el cuidado del planeta y la salud pedaleando cada paso para llegar cada vez más lejos. En palabras del escritor inglés H.G. Wells, el fenómeno es muy sencillo: “cuando veo a un adulto en una bicicleta, no pierdo la esperanza por el futuro de la raza humana”.

Una propuesta para visitar, descubrir y compartir de la mano de “La Comué”.