Colomé 1831: la misma esencia, nuevos recursos

En el corazón de San Telmo, en una terraza y con un día de sol radiante, Bodega Colomé presentó su nuevo vino: Colomé 1831. Se trata de un homenaje que Christoph Jakob Ehrbar, CEO de la bodega, le hizo a su suegro y re-fundador Donald Hess.

En este entorno bien porteño, a través de María Alvarado -una de nuestras corresponsales en BA-, EstiloDV  pudo degustar el vino y charlar con todos los protagonistas.

Además de dar a conocer este nuevo vino, la marca presentó sus nuevas etiquetas, en las que se dio un giro para volver al antiguo logo, manteniendo la esencia y la autenticidad, con nuevos recursos. Otra de las premisas fue mantener la doble etiqueta y los colores originales actualizados. También, se incorporó la ilustración de Estancia Colomé como un símbolo referente del lugar.

Antes de empezar su discurso el suizo, quien vivió en la Estancia Colomé unos años, bromeó sobre su castellano y por su dificultad para aprenderlo. Se animó a decir algunas palabras en este idioma: “La provincia de Salta es la verdadera pionera del cultivo de la vid en condiciones de altura extrema”. Sobre las nuevas presentaciones explicó que hace mucho que vienen trabajando en ellas: “Estamos muy contentos con los resultados, y deseamos compartir esta nueva imagen con nuestros consumidores argentinos y del mundo”.

La “bodega de los extremos”, es la más antigua del país y además elabora sus vinos en los viñedos más altos del mundo. 1831 es el año de su fundación y, por eso, el nombre del nuevo producto homenaje. Donald Hess dedicó tres años, hasta 2001, para encontrar la bodega productora del Malbec que degustó durante una cena en una pequeña bodega en Salta. Dicha bodega, ahora bajo el nombre de Bodega Colomé, tiene sus viñedos, ubicados entre los 2.300 y 3.111 metros de altitud sobre el nivel del mar y albergan cepas que cuentan con más de 160 años de antigüedad.

Luego de las presentaciones y de que todos pudiésemos disfrutar del nuevo vino de cuerpo medio alto y color rojo profundo, terminamos el almuerzo con un Estate Malbec de regalo. Perfecto para un viernes y para seguir brindando por esta bodega que sigue pisando fuerte.

Texto: María Alvarado.